Edurne Herrán

Container Inside


El proyecto Container Inside propone ser una zona artística temporalmente autónoma. Un microcosmos que emerge como solución formal para más tarde disolverse y reconstruirse en otro lugar o en otro tiempo. Apuesta al mismo tiempo por la creatividad individual, y su formalización bajo un cuerpo de trabajo colectivo resume fielmente el proceso de trabajo de esta pieza, una célula formada por la energía de casi 100 artistas.
La idea, que surge del 'I Encontro de Artistas Novos Cidade da Cultura', es que el contenedor (container de barco) funcione como espacio de consulta, sala de exposiciones, libro de artista y archivo de material audiovisual y gráfico autoeditado. El proyecto propone, además, incitar la reflexión y el debate sobre la autogestión, la autoedición, la itinerancia y el archivo como soportes activos para la práctica artística contemporánea. 




















CONTAINER INSIDE es más que una pieza. Son casi 160 piezas contenidas en 33 metros cúbicos. Pocos museos pueden permitirse exhibir tal cantidad de trabajos emergentes con esta diversidad y calidad, sobretodo en el momento histórico que vivimos, cuando la cultura parece estar supeditada a las necesidades de otros sectores y el arte joven suele ser el primero en ser relegado de las programaciones institucionales. 
Definir el proyecto es complejo. Bascula entre un museo portátil, espacio de consulta, sala de exposiciones, libro de artista y archivo de material audiovisual y gráfico autoeditado. Es, realmente, un dispositivo de exhibición autónomo e itinerante y actúa como solución formal a los diversos problemas expositivos del arte emergente. El proyecto propone, además de la exhibición de obra, incitar la reflexión y el debate sobre los espacios expositivos intermedios, la autogestión, la autoedición, la itinerancia y el archivo como soluciones operativas ante la crisis económica y el desgaste al que están sometidos los espacios culturales. El proceso de trabajo no podía, ni debía haber sido otro que la autogestión; los artistas además de producir las piezas se ocupan de la producción y el diseño, creando un proyecto versátil y transportable, nómada, preparado para la acción.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
                                                                                                                                             English version
CONTAINER INSIDE is more than one piece. There are almost 160 pieces contained in 33 cubic meters. Few museums can afford to display so much new work of such diversity and quality, especially in these times, when culture seems to be subordinated to the needs of other sectors and emerging art is usually the first to be cut from institutional programmes.
It is difficult to find a straight forward definition of the project. It is a complex balance between a portable museum, a consultation room, an exhibition space and an archive of artist books, audiovisual files and graphics of self-released materials. It is really a device, a standalone “nomadic” display. It operates as a formal solution to the various problems which arise from the exhibitions of emerging art. As well as the display of work, the project encourages reflection on and discussion of: exhibitions in “between spaces” buildings, self-management and self-publishing, the nature of the nomadic and the itinerant, and the files and archives, as operational solutions to the economic crisis (adding to these reflections the pressure and destruction which cultural spaces and institutions have to deal with). The process could not and should not be anything other than self-management. As well as creating the individual pieces, the artists are also responsible for production and design, creating a versatile and portable project; nomadic and prepared for action.