Edurne Herrán

Sex-Doll Burqa



Sex-Doll Burqa
© Edurne Herrán, 2012
Random Souvenir #5
© Edurne Herrán, 2012
'The Wild Bunch' Asm28 Gallery, Madrid
© Edurne Herrán, 2012



NOTA DE PRENSA

THE WILD BUNCH / LA PANDILLA SALVAJE
14 y 15 de diciembre 2012
Galería Asm28

NASDAT: SCHAICA DICOE (O I WANT MORE LIFE, FUCKER)

Vivimos en un mundo cuya noción de la realidad ha superado con creces las expectativas de la ficción: “primas de riesgo”, “ceses temporales de convivencia”, “wasapeo”, “egosurfing”, “hecatombes de intensidad variable”... Y todo ello en el escenario establecido por la crisis, concepto que de ser el punto de inflexión que determinaba un cambio de trayectoria se ha transformado en la línea que describe la caída libre en una grieta sin fondo. Es ese no “tener fin” lo que caracteriza la voracidad del capitalismo, que llegará a fagocitar hasta nuestro último pensamiento libre; aunque ya nos lo avisaron Burroughs, Burgess, Ballard y Gibson, no les creímos. Ahora, bajo el cielo nocturno retroiluminado por gases plomizos, mientras la narrativa del bienestar se desploma, fragmentamos y diseminamos diferentes configuraciones de nuestra biografía en múltiples redes sociales en función de nuestro estado de ánimo.

En la exposición “La pandilla salvaje” se localiza el patrón de este devenir-sujeto autorreplicado, pues todos los artistas recurren a la idea del Individuo y el cuerpo o, mejor dicho, a la representación y simbolización del vehículo físico para manifestar deseos, anhelos, aspiraciones. Javier Chozas y su instalación Podium desvelan la necesidad de destacar por encima de los demás: la competencia (más hoy que nunca) es feroz y el número de prometedores cuerpos celestes que se desgastan en mediocres estrellas fugaces crece exponencialmente; Olalla Gómez se pertrecha del sentido del humor duchampiano y de las estrategias de marketing para realizar un ejercicio de apropiación donde destaca el absurdo y la inconsistencia de los discursos políticos con Don’t touch my Euro; completa este primer triángulo Edurne Herrán quien también interroga al individuo por sus hábitos de relación en el espacio —tanto privado como público— a través del cuestionamiento de determinadas actitudes sociales.

A ellos se les han unido los artistas Fernando Bayona, Sandra Torralba y Germán Gómez quienes sirven como contrapunto y presentan la codicia sexual en clave de trompe l’oeil contemporáneo repleto de puestas en escena barrocas, cuidadas y detallistas, donde se cita la cultura popular y, al mismo tiempo, las autorreferencias del modelo expresivo. Juegan con la ambivalencia de la inscripción del artista (su cuerpo, su narrativa, sus actos) en su propia ficción y con la recuperación de formatos tradicionales como el autorretrato. Los White Seeds fotográficos de Bayona establecen un símil de la constelación de fugacidades mientras que rinde homenaje a las fuentes de Bruce Nauman en clave de onanismo económico libidinal; por otra parte, la fotografía ultrarrápida disloca el marco de referencia y solidifica indefinidamente los residuos del placer. El tiempo, el recuerdo, la memoria y la fantasía intervienen en la construcción y configuraciones variables de la identidad del individuo, reflexiones que presenta Torralba en un vídeo perteneciente a la serie Estranged Sex. Finalmente, Germán Gómez hace uso de la figura masculina expresar combinaciones corporales y sintetizar rostros imposibles —a la búsqueda, quizá, de un ideal estético— a través de costuras y otros procedimientos de unión poco habituales en el fotomontaje.

Todos ellos se reúnen para mostrar una verdad de las posibles, que tantas veces se nubla y tergiversa en eso que denominamos vida real. La mentira ha pasado a ser un hábito, una ideología que se expande por las altas esferas de la creciente y selecta sociedad burguesa posmoderna. Así, los artistas muestran la verdadera cara de la realidad, sin engaños de tahúr callejero, una realidad enfermiza y actual, desagradable y adictiva.


DAVID MORIENTE Y MANUEL Á. MORA